historia del kite

julio 11, 2009

Aunque el deporte del kitesurf es muy reciente, la idea de utilizar las cometas como medio de propulsión no es nueva. Durante el siglo XII, XIII y XIV varias comunidades de pescadores y marineros de indonesia, polinesia y china utilizaba las cometas para arrastrar sus embarcaciones.

A principios de siglo XIX, el inventor británico George Pocock patentó un sistema de tracción con cometas para carros y embarcaciones. Realizó varias pruebas y batió varios records. Sus barcos podían navegar en rumbos a menos de 90 grados contra la dirección del viento.

En noviembre de 1903, el inventor americano Samuel Cody atravesó en Canal de la Mancha navegando con cometas.

En 1970, el inglés Peter Powel inventó la cometa de 2 líneas, y construyo una cometa en forma de delta con la que navegó en pequeños botes.

En octubre de 1977, el inventor de los Países Bajos Gijsbertus Adrianus Panhuise consigue la primera patente para nuestro deporte. La patente describía un deporte en el cual se navegaba utilizando una tabla de surf traccionada por una especie de “paracaidas” al que está unido por un arnés. Aunque esta patente no se explotó comercialmente, Gijsbertus Adrianus Panhuise se podría considerar como el primer kitesurfista.

En 1978, el estadounidense Dave Culp diseñó el la primera cometa con el borde de ataque inchable. A principios de los años 80, Arnaud de Rosnay (Francia), durante una de sus travesías del canal, utilizó una tabla y una cometa en vez de una vela de windsurf. En la misma época, Andreas Kuhn (Suiza), realizó pruebas con un híbrido entre el esquí y el parapente.

En 1985 los hermanos Dominique y de Bruno Legaignoux (Francia) hicieron una demostración de navegación sobre esquís traccionados por cometas en la Brest International Speed Week. En 1987 consiguen la patente de la primera cometa que puede despegar desde el agua. En el mismo período, Cory Roeseler (los E.E.U.U.) es el primer navegante en conseguir rumbos contra el viento en esta nueva era de la navegación con cometas.

Uno de los hermanos Legaignoux en la Brest International Speed Week de 1985.

El reconocimiento definitivo de este deporte se dió cuando windsurfistas de renombre internacional pasaron a practicar el kitesurf como diversión. Entre ellos, el que más destacó fué Robby Naish.

En 1996, en el catálogo de la marca de ropa Oxbow aparecía Laird Hamilton practicando un extraño deporte, mezcla de surf, windsurf y buggy: el kitesurf. Su labor conjuntamente con la de otros ya famosos deportistas como Manu Bertin hace que los aficionados a los deportes acuáticos conozcan el kitesurf.

A Naish le gustó tanto el kitesurfing que, además de ser uno de sus principales divulgadores, también pasó a ser uno de los más importantes fabricantes de material de kitesurf. En 1998 llega a un acuerdo con los hermanos Legaignoux para fabricar cometas con su licencia.

En ese mismo año se ven los primeros kitesurfistas en España, concretamente el la playa de Sant Pere Pescador (Gerona, Costa Brava). En esa misma playa en el año 1999 Liberto Giménez junto con el equipo de Ventilador fundan la primera escuela de kitesurf de España, la Wind Station.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: